EcodiseñoLogísticaSostenibilidad

La importancia del embalaje: cómo reducir costes y ganar en sostenibilidad.

By March 16, 2022 No Comments

Los embalajes y sus costes asociados han estado muy presentes desde el inicio de lo que podría considerarse la logística moderna. Sin embargo, es solo desde hace unos años cuando se ha empezado a considerar un nuevo enfoque a la hora de diseñar y producir envases y embalajes: el de la sostenibilidad.

Optimizar el diseño y la producción del embalaje no es solamente recomendable, sino también obligatorio: según la dicta la Directiva Europea 2018/853 se debe reducir los embalajes al máximo y facilitar que sean reutilizables y reciclables, con el fin de reducir al máximo su impacto ambiental.

¿Cómo puede entonces una empresa desarrollar y usar embalajes más baratos y sostenibles

No hay respuestas válidas para todos los casos, por lo que antes de iniciar un proceso de optimización convendría hacerse unas cuantas preguntas:

  • ¿A qué condiciones ambientales se va a ver expuesta mi mercancía?
  • ¿Qué tipo de materiales puedo utilizar? 
  • ¿Qué grado de creatividad quiero implementar en mis cajas y envases?
  • ¿Qué estándares de calidad tengo que cumplir?

Logrando esto, no solo se conseguirá una mayor protección del producto si no una reducción de costes y de la huella de carbono

Por eso en este artículo te dejamos las claves a tener en cuenta a la hora de optimizar el proceso de desarrollo y producción del embalaje:

Elegir bien los materiales

Un mala elección del material utilizado puede tener consecuencias negativas y que repercuten directamente en los costes del proceso: 

1.Incidencias en los equipos de envasado

2.Mayor número de desperdicios

3.Disminución del ciclo de vida del mismo embalaje o aumento en los daños en el producto. 

Todo esto supone además supone un efecto sobre la imagen de la marca inmediato y poco aconsejable.

En este sentido, habría que tener , por tanto, varias cosas en cuenta:

  • Coste total de todos los materiales utilizados. Conviene recordar que el termino “embalaje” engloba mucho más que unas simples cajas.
  • Resistencia al transporte: es posible que la mercancía viaje a través de varios medios distintos: mar, aire, carretera…
  • Facilidad a la hora de ser manipulado.
  • Regulaciones al respecto tanto del país de origen como el país de destino del envío.

Elegir el material de embalaje para reducir costes

Buscar el equilibrio entre peso y dimensión

La mayoría de las veces la mejor opción es emplear un material de embalaje ligero, ya que son fáciles de manejar y reducen los costes de envío. 

Sin embargo, el hecho de que un producto pese poco no significa que su envío sea más barato que el de otros más pesados. 

Las empresas de transporte trabajan con el concepto de “peso dimensional”, que valora el espacio que ocupa cada paquete en un contenedor de transporte. Además, producir envases más compactos, aunque resulten más pesados, resulta más beneficioso para el medio ambiente ya que se reducen la cantidad de emisiones de CO2 asociadas al transporte.

Reducir los tipos de embalaje utilizados

Supondría un error elegir un embalaje específico para cada producto de nuestra empresa. Homogeneizar los tipos de envases utilizados reduce costes de almacenaje, diseño y producción. 

Invertir en diseño y en investigación.

Es muy importante determinar si el embalaje utilizado responde bien y protege adecuadamente el contenido de: 

  • El peso de la carga, tanto estática como dinámica (carga bajo vibración).
  • El movimiento o desplazamiento constante de los distintos medios de transporte.
  • Choques o impactos.

Hacer pruebas previas y asegurarse de que el material suministrado por los proveedores también las hace, es vital para evitar problemas y sobrecostes. 

Los palets de cartón de Upalet son altamente flexibles y resistentes, tal y como detallábamos en este artículo.

Además, al estar fabricados en cartón, son mucho más sostenibles, ya que su reciclaje y almacenaje es mucho más sencillo que los hechos por otros materiales.

Elegir entre producir o pedir pequeñas o grandes cantidades de embalajes

La cantidad de materiales a producir es también un factor determinante a la hora de reducir costes en la protección de la mercancía.

Cada empresa tiene necesidades diferentes y hay que ser cuidadosos a la hora de apostar por una u otra estrategia:

  • Producir pequeñas cantidades nos permite ahorrar en costes de almacenaje, ser más versátiles a la hora de cambiar el diseño y evitar cargar la tesorería de la empresa. Se evitan así desperdicios innecesarios por sobre stock. 
  • Inclinarse por producir grandes cantidades supone un ahorro directo en el coste de cada unidad, ya que la mayoría de proveedores ofrecen descuentos por volumen.

Queda claro que la mejora en el sistema de envasado y protección de mercancía debería ser prioritario en las empresas productoras. 

Cada año, y gracias al avance de la tecnología, se crean decenas de nuevos materiales y soluciones, por lo que sería un error no tenerlas presentes si queremos aumentar el rendimiento y la sostenibilidad de nuestra empresa.

Leave a Reply